El presidente de El Salvador quiere convertir al país en el primero del mundo en usar bitcoin como moneda de curso legal Saltar al contenido

El presidente de El Salvador quiere convertir al país en el primero del mundo en usar bitcoin como moneda de curso legal

El presidente de El Salvador quiere convertir al país en el primero del mundo en usar bitcoin como moneda de curso legal

La conferencia de bitcoin tuvo una atmósfera bulliciosa y exuberante, con una multitud de fanáticos de las criptomonedas, un bar concurrido, un Lamborghini sorteado y una demostración de patineta.

Pero la reunión de dos días, convocada en Miami durante el fin de semana, también incluyó un posible hito en la política económica global: el presidente de El Salvador anunció que está tratando de hacer que Bitcoin sea moneda de curso legal en su país, que sería el primero en el mundo para dar ese paso.

El líder, Nayib Bukele, de 39 años, dijo en un discurso pregrabado a Bitcoin 2021 que planea enviar a la legislatura salvadoreña un proyecto de ley que le daría a la criptomoneda su estatus formal en los próximos días.

“A corto tiempo, esto ocasionará empleos y ayudará a brindar incorporación financiera a tantas de personas que viven de la economía oficial”, dijo Bukele, provocando una estridente ovación de pie que casi ahogó el resto de sus comentarios. «Y a corto y amplio plazo, esperamos que esta modesta decisión pueda ayudarnos a impulsar a la humanidad al menos un poquito en la dirección correcta».

Bukele, quien fue elegido en 2019, tiene un amplio apoyo público, pero ha recibido críticas por resistirse a los esfuerzos anticorrupción de Estados Unidos, y fue acusado de una toma de poder autoritaria después de que su partido derrocó al fiscal general del país y a sus principales jueces. Los grupos de derechos humanos condenaron esas acciones, y algunos lo han descrito como un «autócrata millennial».

El exalcalde de la capital de la nación, San Salvador, Bukele desplegó una retórica populista y astucia en las redes sociales para impulsar su meteórico ascenso. Los críticos han dicho que su adopción de bitcoin es un truco político destinado a pulir su reputación, especialmente en línea, y distraer la atención de las protestas internacionales por su conducta.

En la conferencia, Bukele enmarcó el movimiento de bitcoin como utópico y con visión de futuro, diciendo que El Salvador está «comenzando a diseñar un país para el futuro» al buscar «los mejores ejemplos de ideas de la historia y de todo el mundo».

«Creo que bitcoin podría ser una de estas ideas», dijo.

Muchos detalles del lanzamiento del plan aún no están claros, pero la propuesta tiene buenas posibilidades de convertirse en ley porque el partido de Bukele, Nuevas Ideas o New Ideas, tuvo victorias aplastantes en las elecciones legislativas recientes y ahora controla el Congreso. Bitcoin, que cotizaba a unos 36.700 dólares el domingo por la noche como el token digital más valioso, se utilizaría luego junto con el dólar estadounidense, la moneda oficial de El Salvador. Algunos analistas han contradicho la decisión, avisando contra la adicción, de un mercado que ha oscilado significativamente, no está verificado y podría ser utilizado para hacer fraude.

El Salvador se encuentra entre un número creciente de países latinoamericanos que gravitan hacia las criptomonedas digitales, vistas por algunos como una posible solución a las luchas financieras y la inestabilidad que ejercen presión sobre las economías de la región. En Cuba, México y Venezuela, los residentes recurren cada vez más a las criptomonedas, que en su mayoría no están reguladas y están descentralizadas.

A medida que la criptomoneda se vuelve loca, crece el miedo sobre quién podría resultar herido

En Twitter, donde publica prolíficamente en inglés, Bukele dijo que la adopción de bitcoin podría beneficiar a El Salvador al traer inversión económica de los cripto acólitos y proporcionar una plataforma financiera accesible para los salvadoreños que no tienen una cuenta bancaria, alrededor del 70 por ciento de la población.