Saltar al contenido

Muchos locales cerrados en los centros comerciales: ¿por qué?

Muchos locales cerrados en los centros comerciales: ¿por qué?

Luego de un cierre parcial, los centros comerciales abren de nuevo sus puertas. En el marco de la nueva normalidad que instauró el gobierno nacional.

Tras el cierre que vivieron los centros comerciales durante los largos meses de confinamiento a causa de la pandemia que originó el covid-19, los establecimientos comerciales empezaron, paulatinamente, a incorporarse para así reactivar la economía nacional. En compañía del gobierno nacional, los centros comerciales fueron implementando una serie de normativas y protocolos de bioseguridad que los establecimientos tuvieron que seguir para continuar con su funcionamiento.

También te puede interesar
El éxito de Pasión de gavilanes

Entre algunas de las medidas que se tomaron para regular el ingreso a los centros comerciales está la toma de temperatura antes de entrar por la puerta principal, como también la creación de una zona de desinfección de zapatos y manos. Cabe resaltar que en algunas de las principales ciudades del país se tomó la restricción del pico y cédula -ordenada por las alcaldías-. También se diseñaron distintos tipos de señales para mantener el distanciamiento social al momento de hacer filas para el ingreso a los locales, de igual modo para la movilización al interior de los centros comerciales. Aun así, es común ver todavía que muchos locales se encuentran cerrados, pese a que tanto el gobierno nacional como las alcaldías han mostrado interés en activar todos los protocolos para disminuir el riesgo de aglomeraciones. ¿Entonces a qué se debe que tantos locales sigan cerrados?

Los centros comerciales fueron, sin duda, uno de los sectores más golpeados por las medidas tomadas durante la cuarentena, por la índole de los establecimientos que los ocupan en su mayoría (cines, zonas de comida, tiendas de ropa, spa) como también por la poca afluencia de clientes permitidos. Estos factores han dejado en quiebra a muchos de los establecimientos que se pueden ver cerrados en los centros comerciales. Además de lo anterior, muchos de ellos no han podido implementar los requerimientos de los protocolos por falta de capital, mientras que otros, dicen que prefieren esperar un poco más hasta que se finalice definitivamente la contingencia, salvaguardando así a sus empleados y sus empresas.

La realidad de la nueva normalidad es inminente, así que mientras todos los sectores de la economía se van adaptando a las nuevas necesidades de los consumidores como a las exigencias estatales que lidera el Ministerio de salud –tanto con sus protocolos de bioseguridad y autocuidado-, será común encontrar que algunos centros comerciales se encuentren casi vacíos. Tarde o temprano los establecimientos encontrarán la forma de generar una apertura local o generalizada que mantenga a salvo tanto a sus clientes como a sus empleados sin ir en detrimento de la economía.